INTRODUCCIÓN

Es conocido que la Biblia se escribió en tres idiomas: el Antiguo Testamento, salvo algunos capítulos, en hebreo; los capítulos excepcionales en arameo, y el Nuevo Testamento en griego. El uso de tres idiomas no es una casualidad.

Nos parece lógico el uso del hebreo en los libros del Antiguo Testamento. Sin embargo, al investigarlo bien, no lo es tanto. Según la tradición histórica, las tribus hebreas entraron a Palestina en el segundo milenio a.C. Llegaron desde Mesopotamia, donde hablaban el arameo. Por otra parte, las antiguas tribus de Palestina hablaban un idioma parecido al hebreo. Eso significa que el antiguo lenguaje de los judíos era el arameo y sólo en Palestina lo cambiaron. Esta evolución seguramente fue lenta, pero cuando los autores y redactores del Antiguo Testamento escribieron sus obras inspiradas, en el primer milenio a.C., ya hacía casi 500 años que el hebreo era el idioma de los judíos.

Ambos, tanto el hebreo como el arameo, pertenecían a la familia lingüística semita, que se dividió en diferentes idiomas y dialectos, utilizados en gran parte del Cercano Oriente.

Su escritura siguió la forma cuneiforme durante casi 3000 años. En el Norte de Mesopotamia se hablaba el arameo en el segundo y primer milenio a.C., que no es igual al acadio y tampoco al hebreo, aunque fuese un idioma semita. En la costa de Siria floreció el ugarítico y se creó una gran cultura en esta lengua.
Según la tradición judía, el idioma común habría sido el antiguo hebreo hasta la historia de la confusión de las lenguas en la Torre de Babel (Gen. 11). Este idioma ha sido preservado en su forma original sólo por los descendientes de Shem y luego por los descendientes de Abraham.

No nos extenderemos ahora en la confusión de los idiomas en la época de la Torre de Babel.

Si aceptamos que el idioma hablado por los judíos desde su llegada a Canaán, y más adelante durante un milenio, fue el hebreo, surge la pregunta ¿por qué fueron escritos algunos capítulos de la Biblia en arameo?

No existe una respuesta aún del porqué en la Biblia se escribieron algunos capítulos y palabras dispersas en arameo, en circunstancias que el idioma del culto y de la literatura era el hebreo.

Los textos arameos del Antiguo Testamento son: en el Libro de Esdras: Cáp.4.6 hasta 6.19; 7.11 – 26, además muchos nombres dispersos; en el Libro de Daniel: Cáp. 2.4 hasta 7.28 y algunas palabras sueltas. Cabe mencionar que palabras sueltas en arameo se encuentran también en otros libros.

Los libros de Esdras y Daniel han sido redactados en el siglo II a.C. Así, el uso del arameo es comprensible, pero no lo podemos explicar, ¿por qué están las partes citadas en arameo y otras no? ¿Por qué no hay más textos en arameo? ¿Por qué no está escrito todo en hebreo, o todo en arameo?

Los Rollos del Mar Muerto (Qumrán) descubiertos en 1947 -que contienen fragmentos de todos los libros del Antiguo Testamento, salvo del Libro de Ester- han sido escritos parcialmente en hebreo y parcialmente en arameo y, por supuesto, sin vocales. Aunque fueron copiados más de 1.000 años antes de que los masoretas hubiesen terminado su labor de definir el texto, son casi iguales con los textos actualmente conocidos. Eso demuestra el alto nivel de conocimiento, dedicación y labor de los masoretas.

Jesús hablaba a sus seguidores en arameo y también en hebreo, pero sus discípulos no publicaron sus enseñanzas en estos idiomas sino en griego, con la intención de poder divulgarlas no sólo en el ambiente judío sino también en el universal.

OBJETIVO GENERAL

Por medio de este programa se investigará los datos históricos relacionados a estos idiomas antiguos. Se trata del significado de las palabras, cuestiones culturales, prácticas de traducción, modismos, etc. El estudio de estos idiomas ayudará a entender mejor el mensaje original de los autores bíblicos y también a traducir este mensaje nuevamente a cada generación.

COMPETENCIAS

  • Podrá  desempeñarse como docente de Hebreo, Griego y Arameo en Institutos Bíblicos y Universidades Cristianas.

DURACIÓN:

Dos (2) años, Los créditos mínimos son 90 para optar al título, 24 Materias.

METODOLOGÍA:

Cada asignatura contará con un Software que contiene Material del curso, bibliografía, power points, videos, archivos en PDF y evaluaciones.